fg

Todas Las Mujeres Habitan En Ti


Playlist: 
Rulo y la Contrabanda - Noviembre 
Alex Cuba - Vale Todo 
Luis Figueroa - Flor Palida 
Caloncho (ft. Mon Laferte) - Palmar 
Pepe Aguilar - María (Pop Versión) 
Pachi García - La memoria y los futuros recuerdos 
La Raiz - La Hoguera de los Continentes 
Gastelo - Demasiado Tarde 
Rebeca Jimenez - Adios Tristeza 
Locución: floritura dj 
Duración de la pista musical: 26.15 min.


Daría cuanto tengo, cuanto soy, cuanto seré y cuanto tuve, por abrirte de nuevo el corazón y dejarte entrar a saco en él. Sólo quiero saber que habrá más noches, que volverán tus manos a las mías, que desnudarás la ternura con ternura y que tu boca se abrirá camino de nuevo a los angostos rincones donde silenciamos el miedo a los silencios. Tendría que escribirte un poema. Un poema blando como el pan de cada día y azul como el mechón de mi pelo. Uno que te atara a mi piel y que dejara en la tuya palabras de porcelana. Tendría que usar las letras de un alfabeto sin inventar, las notas de un pentagrama, las sílabas de los silencios, los acordes de un corazón latiendo. Tendría que escribirte un poema que no olvidaras nunca, un brevísimo poema de arena derramándose por los espacios que dejamos al besarnos sin apenas rozarnos los labios, un minúsculo poema que durmiera siempre en tu pupila mientras yo no estuviera en ella. Pero no sé escribir poemas de amor.Sureando 

He decidido, como todos los días, alimentar el espacio que dejaste. pintar las hojas de los árboles cuando cae el otoño. despertar con caricias y fruta el recuerdo de tu piel por la mañana. camino con miel en los ojos, con el color de la playa cuando es de tarde, explico a mis brazos que la fuerza es una forma de amar al cielo, que las estrellas son el aterrizaje para escapar de ti. y vuelvo.resignada, sin tiempo, vuelvo al borde de la cama, directamente a tus ojos, regreso con la frente baja y los ojos de principio y final. entonces pienso en la gravedad de la lluvia, en la vida cíclica de un beso. por ti visto mis manos de soledad y esperanza, por ti mi cuerpo es el color rojo, por ti mi vida se escapa y descansa. he decidido, hoy, como todos los días, alimentar tu lenguaje de vacío, y dejarlo secar al sol.Andrea Cabel 

No hay nadie. La casa te recibe despertando de una siesta. Sus bostezos son luces que se encienden y contagian sosiego. El cansancio se adapta a las dimensiones, la soledad se acomoda en el aire. El único sonido eres tú.Cenarás, caerás rendido en la cama. Pero antes,en un libro marcarás una página como si fuera tu vida como quien separa un día de otro para recordar quién es y dónde vive. Agnolo Bronzino 

Siempre fue mucho más poético escribir sobre otra persona, contar que son sus miedos los que te hacen perder el equilibrio, que son sus dudas las que aplastan todas tus certezas y que es su boca el epicentro del terremoto que hay en tu pecho. Ya creo que fueron demasiados los poemas escritos para describir su forma de cerrar los ojos cuando el mundo le pedía calma y lo cierto es que hoy necesito hablarte de mí. Quiero contarte que pocas veces pronuncio la palabra adiós porque me aterra la idea de despedirme, y que cuando estoy triste, mi voz dicen que suena mucho mejor. Supongo que será esta rabia la que improvisa aquel blues y la melancolía la que arpegia Faling Slolyn, no sé. Nunca vi Titanic aunque más de una vez me hundí hasta el mismisimo fondo y la orquesta siguió sonando. La cobardía me ha ganado el pulso, pero también, en ocasiones, he sido capaz de mirar al destino de frente y de decirle que lo que él no hiciera por mí, ya lo haría yo. Y es que, hay que tener la valentía de dejar tirada a la rutina, romper los malditos relojes y olvidarse de ese maldito calendario que no hace otra cosa que ralentizar los latidos e impedirnos vivir.Olivia/Alex Howard

Una tarde que nunca olvidarás llega a tu casa y se sienta a la mesa. Poco a poco tendrán un lugar en cada habitación, en las paredes y los muebles estarán sus huellas, descenderá tu cama y ahuecará la almohada. Los libros de la biblioteca, precioso tejido de años, se acomodarán a su gusto y semejanza, cambiarán de lugar las fotos antiguas. Otros ojos mirarán tus costumbres, tu ir y venir entre paredes y abrazos y serán distintos los ruidos cotidianos y los olores. Cualquier tarde que ya nunca olvidarás el que desbarató tu casa y habitó tus cosas saldrá por la puerta sin decir adiós. Deberás comenzar a hacer de nuevo la casa, reacomodar los muebles, limpiar las paredes, cambiar las cerraduras, romper retratos, barrerlo todo, y seguir viviendo.María Mercedes Carranza 

Estoy bien, pese al pronóstico de lluvias copiosas que predijo anoche el señor del tiempo. Mi horóscopo advertía que no me moviese de casa, que algo malo iba a pasar. Sin embargo, lo he visto. Lo he sentido. Me levanté pronto esta mañana, aún a riesgo de no cumplir con mis ocho horas reglamentarias de sueño; pero explícaselo tú a mi insomnio y a las ganas de escribir que me arropan por las noches. Salté de mi quinto piso a la demencia de las calles sin abrir el paracaídas. Me rompí los tobillos y recuerdo que me dolió al caer lo que va antes de la cadera, que no eres tú. Aterricé en una aterciopelada superficie de rocas, que se dedicaron a hacerme cosquillas durante el tiempo que estuve tomándome un café, junto a un pájaro con forma de vinilo y tres libros de historia, que no paraban de hablar. Una vez dado el último sorbo a mi taza, un par de mariposas me animaron a cruzar al otro lado de la calle y, justamente ahí, lo vi claro. A eso se refería el señor del tiempo, lo que advertía el horóscopo. Un enorme corazón azul estaba a punto de engullirme sin masticar. Lo miré fijamente y noté cómo un torbellino se apoderaba de mi voz. Comenzó a llover en mi tejado y de las pestañas salieron toneladas de rosas rojas a modo de bienvenida. La luna, entonces, se tornó de un color verde pistacho que ya conocía de otro verano. La chica me miró y le crecieron nubes de colores en el centro del pecho. El corazón parecía no necesitar a nadie más y nos tragó sin mediar palabra. Ese calor me recordó a cuando el viejo tocadiscos me toca cada tarde un blues al oído. Ella me besó y mis rosas se mezclaron con sus nubes, y eso fue lo último que recuerdo. Me ha crecido un amor en la frente y siento unas ganas irreversibles de vivir entre esas nubes, en esta habitación azul. Estoy bien, pese al pronóstico de ayer, es sólo que me ha nacido un amor nuevo en toda la frente.Olivia/Alex Howard

0 comentarios: