fg

La osadía de las miradas perpendiculares


Playlist: 
Vie Mensa - Down On My Luck 
 Jess Glyne - Right Here 
Jessie Ware - Say You Love Me (Alex Adair remix) 
Locución: floritura dj 
Duración de la pista musical: 10:49 min.



No puedo con los hombres cursis ni las mujeres arrogantes. No soporto a los tíos que no levantan la mano a la hora de pagar la cuenta (no puedo con ellos) ni a los listos del “luego saco dinero“. No soporto el cinismo forzado (hola, Twitter) con el que se supone que hay que barnizar cada comentario para parecer un poco menos imbécil y más moderno. No quiero saber nada de alguien que lo sabe todo. Dudo de quien solo entiende el pataleo y busca constantemente sinónimos de esa palabra que aún no entiende: excusas (es que no soporto las excusas). No entiendo a quien no viaja y a quien se cobija en el “como en casa en ningún sitio” o el mucho más detestable “sí, está bueno, pero como en España no se come en ningún lado“. Tampoco puedo con los trepas ni los invitados que solo saben hablar de su libro (su interesantísima vida). No concibo más nacionalismo que tu gente y más hipotecas que una botella de vino y una tabla de quesos. No quiero ver más gente aquí que no arriesgue ni sepa que esto -que todo- es un juego. Y por supuesto no puedo con quien decide no jugar. Hay que jugar. Jesús Terrés

Hablar de amor en abstracto nunca me ha gustado. Nadie muere de amor en la actualidad. Morimos por razones más prosaicas como el exceso de colesterol, el infarto de miocardio o los accidentes de coche. Es demasiado romántico, demasiado sentimental, el obsequio de la vida a un amor no correspondido o atormentado. Pero como describe la poetisa uruguaya Idea Vilariño, hay momentos en que nos despertamos a mitad de la noche, cuando ya todo está en el olvido, que nuestra alma se encarga de recordárnoslo, de levantar la inquietud de lo que fue pasado. En esos instantes ya no hay rabia, ni rencor, quizá nostalgia de los dolores de un corazón marchito. Porque somos una máquina curiosa, que transforma los recuerdos más angustiados en anhelo de lo no conseguido. En ese momento, quiero morir. No sé si de amor, realmente. Morir para evitar sentir lo que siento y que mi pragmático olvido intenta disfrazar. En noches como ésas, descubres que los esfuerzos por enmascarar, por enmascararte y olvidarte, en mí, son completamente inútiles. Una vez pasada esa frontera del amor, no tengo retorno posible, mi vida. Capri C'est Fini 

El tiempo pasa realmente rápido, incluso para aquellos que llevan reloj y se creen capaces de controlarlo. Con el tiempo acabas teniendo conversaciones con el silencio y no te sorprendes de que se quede callado. Cuando desvirgué mi sentido común, se me abrió un abanico de posibilidades como a quien le toca la lotería, por eso no me equivoco al afirmar que la vida tiene demasiados colores como para que te quedes sólo con el rosa. Para ti, mirar al futuro probablemente sea un canto a la esperanza. Para mí, mirar al futuro es asumir una derrota prematura de una batalla que ni siquiera has podido luchar. Que la estupidez humana, con la mía al frente, es capaz de crear murallas ante batallones de felicidad. De mandar un ejército para que fusile amaneceres y de bombardear corazones a golpe de cañón. Todo, por estar envenenado de una miel que no he probado. Que el ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra. Yo, no quiero ser humano. Flashback

0 comentarios: